segredos para um bom desempenho escolar

COMPARTILHE

6 secretos para lograr un buen desempeño escolar

Tempo estimado de leitura: 7 minutos (1366 palavras, 7718 caracteres)

madre estudiando con su hijo

El buen desempeño escolar es uno de los objetivos de los padres y responsables y también de la escuela. La evolución de los alumnos depende de numerosos factores. Pero usted ya se preguntó qué otros aspectos pueden tener un papel crucial en esta etapa? ¿Y cuál es la importancia de la participación de los padres en este proceso? ¿Existe una fórmula ideal para alcanzar buenos índices?

 

Hoy vamos a comentar sobre algunas prácticas que harán la diferencia en el día a día de los estudiantes e impactar directamente en su desempeño. La idea es que los padres estén atentos a esas acciones para ponerlas en práctica cuanto antes y poder aumentar las posibilidades de que los alumnos tengan buenos resultados. Vea la lista:

 

1) Mantener una rutina de estudios en casa

 

Es importante que el niño tenga establecido el momento del estudio, es decir, la hora de hacer el deber de casa. Preparar un ambiente en el que pueda hacer esto es un paso importante también, un lugar iluminado, tranquilo, limpio y que haga posible la concentración (nada de televisión, videojuegos, etc. que puedan quitar la atención del niño).

 

Participar en este momento es crucial, sabemos que la rutina de trabajo de los responsables actualmente no siempre posibilita esa dinámica, pero es importante que al menos un adulto acompañe el proceso. Al hacer esto el alumno percibe que el momento también es importante para los padres, después de todo ellos separaron un momento en su agenda apretada para estar allí y aprender también.

 

2) Crear un vínculo de comunicación

 

Acompañar la evolución del aprendizaje de los hijos de forma amigable, con base en la relación de afecto y amistad es crucial para su desempeño escolar. Preguntar cómo fue el día en la escuela, qué aprendió y si sintió dificultades. Son informaciones como éstas que posibilitan una relación más abierta y sincera entre los padres y el alumno, sin aquella tradicional presión por el buen desempeño.

 

Este interés genuino de los padres por la evolución de niños hace que el empeño sea mayor y la búsqueda por la mejora sea constante. Hoy con los avances de la tecnología móvil es posible acceder a esa información de forma rápida y práctica, con el uso de la ClipEscola, por ejemplo, la escuela alcanza más del 90% de los padres de forma eficiente y automática. Enviar informes de las actividades del día o una lista de materiales, son acciones que facilitan la organización de los padres y también los mantiene actualizados sobre la rutina escolar de los hijos.

 

3) El poder de los ejemplos

 

Los niños en general aprenden mucho de los ejemplos, ya sean buenos o malos. Teniendo esto en mente, es válido recordar que los hijos no solo observan los pasos de los padres, como tienden a repetirlos. Las actitudes cotidianas reflejan directamente el comportamiento de los niños y cómo reaccionan a situaciones y lugares como la escuela, por ejemplo.

 

Cuando el padre o el responsable demuestra la importancia que la escuela tiene, siendo el lugar que presenta un mundo de conocimiento y descubrimientos, el niño deja de ver la escuela solo como una obligación. Lo mismo podemos citar con el gusto por la lectura, demostrar los beneficios de ese hábito hace que los niños perciban desde temprano su importancia.

 

4) Participar en las actividades de la comunidad escolar

 

Ir a la escuela sólo cuando algún problema surja hará que los alumnos observen el distanciamiento entre los padres y la escuela. Participar en los eventos, reuniones, actividades extras y enterarse del contenido desarrollado por los profesores en cada materia es muy importante.

 

Una encuesta realizada por el Instituto Ayrton Senna, en asociación con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), muestra que los estudiantes que reciben apoyo y atención de los padres en su vida escolar están, en promedio, cuatro meses al frente en el aprendizaje, en comparación con los que no reciben esa atención.

 

Participar en las reuniones y actividades ofrecidas por la escuela, es una de las maneras de crear ese vínculo que los niños, principalmente los más pequeños, tanto necesitan. Para ellos es importante que sientan esa cercanía entre sus padres y los profesores, por ejemplo. Esto pasa seguridad y las deja más abiertas a participar en las actividades propuestas.

 

La escuela puede cumplir su papel al utilizar una herramienta como la ClipEscola que tiene características como recordatorios automáticos, sincronización con la agenda del celular y confirmación de presencia. Acciones que influyen directamente en el nivel de compromiso de los padres en los eventos de la escuela.

 

5) Descubrir y entender las particularidades

 

Al acompañar la evolución del aprendizaje de los hijos e interactuar mejor con la escuela, los padres notarán algunas particularidades en el proceso de aprendizaje del niño, es decir, las materias que más le gusta o tiene facilidad, actividades preferidas, etc. Este conocimiento es muy valioso cuando hablamos del buen desempeño escolar, pues será él quien guiará las acciones de los padres y profesores para auxiliar a los alumnos durante su jornada académica.

 

Como el concepto de Educación 3.0 sugiere, es importante aplicar estos formatos  con los que el niño se identifica en las disciplinas en las que tiene mayor dificultad. Este es uno de los principales factores de por qué los estudiantes necesitan la tecnología en el aula, justamente para ayudarles a asimilar mejor los contenidos propuestos.

 

Saber identificar los hábitos y horarios del alumno también es importante, los pequeños suelen ser más activos por la mañana, ya con los más grandes el período de la tarde suele ser el menos productivo. Siempre proponer actividades lúdicas y que estimulen la creatividad ayuda en ese descubrimiento de lo que más encaja con el ritmo del estudiante.

 

6) Celebrar los buenos resultados

 

Una de las principales lecciones de los coaches es el arte de celebrar, también las pequeñas conquistas deben ser incluidas en ese hábito. En la vida de los estudiantes esta práctica es muy válida. Al seguir de cerca la rutina de los alumnos los padres verán todos los momentos vividos por ellos. Con eso, celebrar sus resultados pasa a ser un objetivo de los responsables.

 

Incentivar con palabras de apoyo emocional como un «eres capaz» o «lo vas a conseguir», son pequeñas acciones que también ayudan en el proceso. Al final de un periodo de evaluaciones donde ustedes tanto se esforzaron pueden crear un ‘ritual’ de celebración para marcar esa etapa vencida. Una ida al cine o algún paseo por el zoológico, vale incluso crear un mural de las conquistas, ¿por qué no? Son hábitos que valen la pena ser cultivados porque traerán excelentes resultados para el desempeño académico y personal de los niños.

 

Es importante que los padres se involucren con el ambiente escolar desde temprano, el alumno al darse cuenta del interés de los responsables por su ambiente escolar, con el contenido que él está aprendiendo y sus resultados, desarrolla ese sentido de importancia, es decir, la valorización de la escuela y lo que ella le proporciona. Tener eso en cuenta sólo traerá buenos frutos para toda la familia.

 

Lea mas
– Todo día es día de acompañar la rutina escolar
– Campaña de inscripciónes diferenciada = retención + captación

 

¿Y usted, tiene el «rincón del estudio» en casa? ¿Celebra los buenos resultados con los niños? Deje sus comentarios y hasta el siguiente post.